“Dimensiones del silencio: Una aproximación estética” por Rocío Garriga

Armstrong Liberado

circulo-de-lectura-sc-702x336

Durante el mes de febrero tuve la oportunidad de participar como agente-moderador de uno de los Círculos de Lectura organizados por Taller Multinacional. El tema que nos convocó fue el silencio en las artes y, a partir de una indagación sobre el tema, descubrí los poderosos textos de Rocío Garriga. Al contactarla, muy amablemente aceptó la invitación para realizar una suerte de conferencia on-line en torno al silencio. Dicha experiencia es la que comparto ahora:

Pues nada, espero que les parezca interesante y que les prenda indagar más sobre el sinuoso campo del silencio.

Ver la entrada original

Homenaje a Pauline Oliveros

El próximo 23 de febrero compartiré mis experiencias de Deep Listening en un conversatorio en la FaM. Esta práctica, y variaciones de la misma, la he desarrollado en diversos grupos de niños/as, adolescentes y adultos/as. Igualmente, realizar las meditaciones de Pauline Oliveros ha trastocado muchos aspectos de mis búsquedas artísticas actuales. De ahí que retomaré las experiencias que tuve el año pasado durante el Seminario alrededor de la escucha con Rolando Hernández, la práctica de algunas meditaciones sonoras con Armstrong Liberado. Colectivo de Música Libre, los talleres realizados con Alas y Raíces y en Yuguelito, así como experiencias con el personal docente y el alumnado de la UACM, UAEMEX y UNITEC.

También, el 2 de marzo habrá una presentación en la cual tocaré una de las obras de Oliveros. Aún no decido muy bien cuál, pero espero sumergirme, y sumergir al público, en una experiencia de Escucha profunda. Estarán muchos/as artistas más cuya declaración estética aseguro nos pondrá por completo a la escucha.

¡Habrá otros eventos increíbles en Ciudad de México, Tlaxcala y Cuernavaca! ¡Ojalá asistan!

Muchas gracias a Rossana Lara y Edgar Olvera por invitarme a participar en esta experiencia que seguro será bellísima.

fabianavila-homenajeoliveros

A la escucha de la ternura: «Eco» (2011) por Aarón Cruz Trío y «Healer» (2016) por Valiska.

La primera vez que escuché una canción de David Aguilar quedé impactado por el derroche de creatividad poética y lírica, por las melodías y armonías de su guitarra, por el peculiar timbre de su voz…

Origen: A la escucha de la ternura: «Eco» (2011) por Aarón Cruz Trío y «Healer» (2016) por Valiska.

Experiencias docentes: U1 — Edipo

baschet2c_andrc3a9_marcel_-_c396dipus_verurteilt_polyneikes_-_1883
Edipo, de André Marcel Baschet

Dado mi amor por la experimentación sonora, he convertido el espacio del aula —un espacio cuya potencia resonante suele permancer dormida— en un lugar para el desarrollo de la escucha. A partir de dicha declaración es que me aproximo a una suerte de erotización de la experiencia educativa, de la relación inexorablemente aural que emerge entre docente y discente. Dicha erotización se relaciona con una experiencia sensual respecto del proceso de enseñanza-aprendizaje, cuestión harto olvidada por la filosofía de la educación en general, cuyo énfasis en la racionalidad y en las habilidades del pensar, sostienen la anacrónica división entre espíritu y cuerpo. A través de la erotización del proceso educativo pretendo la irrupción desde lo afectivo.

Compartiré entonces mis experiencias como docente que busca tales emergencias de la escucha dentro del aula. Dicha actividad ocurre actualmente en una universidad pública y en otra privada. De ninguna he de mencionar sus nombres, sino que sólo se distinguirán por una U para la privada y una M para la pública.

Inicio con una experiencia que involucra a la tragedia de Edipo Rey. Durante una mañana de sábado me reuní con los/as discentes. La clase versa sobre tópicos referentes a la filosofía de la ciencia. Para esa ocasión, decidí promover una simulación de la terapia grupal bajo las consignas freudianas. De ahí que se produjera una interesante regresión hasta la pérdida de las piezas dentales. Una pregunta: “Profe, ¿por qué tenemos primero unos dientes falsos y luego otros verdaderos? ¿No sería más fácil sólo tener unos para siempre? ¿Por qué tenemos que pasar por esa pérdida?” Mi respuesta: “¿Qué se te ocurre sobre eso?” Las respuestas iban por diversos lugares, llevando siempre al halo de la muerte y el despertar sexual como acompañantes.

Después la ocurrencia movió su sentido hacia el complejo de Edipo, pilar de la teoría psicoanalítica. Edipo, cuya tragedia también fue que sus progenitores no quisieran escucharle. En fin, para tal momento ya habíamos salido de fenómeno regresivos y la situación se tornaba más teórica. Posible reactivación de las defensas psíquicas. Pregunté si sabían quién fue Edipo. Alguien levantó la mano y dijo que quizá había sido un paciente de Freud. Otra persona dijo que quizá era el nombre de un pariente del mismo Freud, o bien, de unos de sus hijos. Sin afirmar o negar sus respuestas, seguí la indagación sobre sus ocurrrencias. Cuando éstas se detuvieron, les pregunté si sabían quién había sido Edipo, si lo habían leído, si habían visto alguna película sobre el tema. Silencio.

Tuve un shock al saber que no existía en su mente algún rastro mnémico de Edipo, ningún espectro archivado por ahí. Les conté lo que recordaba sobre la historia de Edipo y les pedí que buscarán en Wikipedia. Se asombraron. En todo el periodo escolar no había sentido tal asombro hacia algo que dijera en clase. Al conocer la historia de Edipo se desarticularon. Un hombre que tiene hijos con su madre y asesina a su padre, y quien termina por sacarse los ojos. La historia de Edipo, fuera de todo intelectualismo, es un verdadero shock, una historia que no veremos en le TV, en YouTube o en algún post de Facebook o Twitter. Es una historia increíble y brutal.

Los/as discentes se cuestionaron: “¿Por qué se sacó los ojos? ¿Por qué no sabía que era su mamá? ¿Cómo no reconoció a su papá? ¿Qué pasó con los/as hijos/as de Edipo?” Les dije que eso ya tocaba que lo investigaran. Siguieron hablando entre ellos/as sobre el tema. Después volvimos a la asociación libre. Alguien recordó y compartió un sueño.

¿Qué nos dice esto sobre la educación actual en México? ¿Cómo se deviene un ser silencioso ante la tragedia de un ser mítico? ¿Dónde están las palabras que lograrían articular la compasión por Edipo? ¿Cómo el silenciamiento de temas por parte de la educación despojan a los/as discentes de asombrarse, maravillarse o aterrarse ante la condición humana?