Yunq: Sesión de improvisación libre

 

El pasado 15 de junio nos reunimos Alda Arita, Ely Carbajal y yo, para compartir un momento de improvisación. Armadas con diversos dispositivos (guitarra eléctrica, samplers, laptops, la voz de Ely, y objetos diversos), dimos rienda suelta a una sesión que nos dejó con un tremendo impacto. La sensación de lo ritualístico y lo tribal comenzó a emerger desde lo profundo de la escucha y los corazones unidos por el sonido.

Hay un punto en el acto de compartir los sonidos a partir del cual confluyen fuerzas fuera de nuestra comprensión. Una suerte de llamado metafísico y espiritual que se hace presente al momento de improvisar. La escucha y su vinculación con el misticismo siempre se ha resaltado, sin embargo, en los tiempos que vivimos, el cientificismo se desborda y margina a las sensaciones del ritual.

Hay que volver a esa situación en donde se llama y se convoca a la espiritualidad de los afectos, a la intuición creadora de esos lazos umbilicales que nos conectan al vientre de la madre escucha.

¿Sonido y escucha en la obra de Remedios Varo? (1950-1960) [2 de 2]

Armstrong Liberado

III. 1950

En esta década ocurrió la primera performance de la «4’33”» (1952) de John Cage. Surgió el rock-and-roll. La escultura sonora tuvo sus primeras exploraciones con los hermanos Baschet. Comenzaron las andanzas de Fluxus. Elvis. Cage, en 1951, tiene su experiencia en la cámara anecoica. La Monte Young tiene contacto con los escritos de Cage gracias a un curso con Stockhausen en Darmstadt (Kim-Cohen, 2009). La década cierra con la edición del álbum «Kind of Blue» (1959) de Miles Davis. Jorge Negrete, el mambo, la música culta de corte nacionalista y el rock —entre otras expresiones— rondaban las expresiones musicales mexicanas.

Una de las obras con las que abre Remedios Varo la década de los 50’s es «Revelación o El relojero» (1955). Una persona vive en una habitación llena de relojes marcando la misma hora y, en vez de péndulos, se muestran momentos cotidianos. Las piezas de los relojes…

Ver la entrada original 3.458 palabras más

¿Sonido y escucha en la obra de Remedios Varo? (1 de 2)

Armstrong Liberado

Como suele suceder en las salas de museos, un silencio a veces interrumpido con pasos cuidadosos y ligeros cuchicheos se deja escuchar como espacio para sumergir la mirada en las obras. Otras veces, tienes cerca a la gente erudita que asiste a expresar sus diversas y contundentes opiniones al respecto de aquello que presenciamos, o bien, hablar sobre sus viajes y la conformación del sujeto en el salvaje capitalismo. Quizá también anden por ahí quienes aman las selfies con las obras, o bien, que hablan por teléfono afirmando con gran voz su presencia en el museo. La niñez a veces deambula silenciada constantemente por la gente adulta: no tocar, no hablar. No les explican que esos colores pueden tocarlos/as muy adentro. En fin…

La primera vez que visité una exposición de Remedios Varo escribí la palabra «aire». En esta segunda ocasión que asistí sus mundos, tuve una iluminación por demás…

Ver la entrada original 1.997 palabras más

“Dimensiones del silencio: Una aproximación estética” por Rocío Garriga

Armstrong Liberado

circulo-de-lectura-sc-702x336

Durante el mes de febrero tuve la oportunidad de participar como agente-moderador de uno de los Círculos de Lectura organizados por Taller Multinacional. El tema que nos convocó fue el silencio en las artes y, a partir de una indagación sobre el tema, descubrí los poderosos textos de Rocío Garriga. Al contactarla, muy amablemente aceptó la invitación para realizar una suerte de conferencia on-line en torno al silencio. Dicha experiencia es la que comparto ahora:

Pues nada, espero que les parezca interesante y que les prenda indagar más sobre el sinuoso campo del silencio.

Ver la entrada original

Homenaje a Pauline Oliveros

El próximo 23 de febrero compartiré mis experiencias de Deep Listening en un conversatorio en la FaM. Esta práctica, y variaciones de la misma, la he desarrollado en diversos grupos de niños/as, adolescentes y adultos/as. Igualmente, realizar las meditaciones de Pauline Oliveros ha trastocado muchos aspectos de mis búsquedas artísticas actuales. De ahí que retomaré las experiencias que tuve el año pasado durante el Seminario alrededor de la escucha con Rolando Hernández, la práctica de algunas meditaciones sonoras con Armstrong Liberado. Colectivo de Música Libre, los talleres realizados con Alas y Raíces y en Yuguelito, así como experiencias con el personal docente y el alumnado de la UACM, UAEMEX y UNITEC.

También, el 2 de marzo habrá una presentación en la cual tocaré una de las obras de Oliveros. Aún no decido muy bien cuál, pero espero sumergirme, y sumergir al público, en una experiencia de Escucha profunda. Estarán muchos/as artistas más cuya declaración estética aseguro nos pondrá por completo a la escucha.

¡Habrá otros eventos increíbles en Ciudad de México, Tlaxcala y Cuernavaca! ¡Ojalá asistan!

Muchas gracias a Rossana Lara y Edgar Olvera por invitarme a participar en esta experiencia que seguro será bellísima.

fabianavila-homenajeoliveros